El curso 2019/2020 llega a su fin, y es el momento de desearos un buen verano. Para toda la comunidad educativa de Escuela Ideo (y de tantos centros educativos de todo el mundo) el final ha sido inesperado a causa de la pandemia que estamos viviendo. Se cierra un curso marcado por la Covid-19 que ha llenado nuestras vidas y nuestras rutinas de nuevo vocabulario para nombrar nuevas realidades: teletrabajo, clases a distancia, tutorías virtuales, ERTES, fases, desescalada, aplausos en los balcones y ventanas, EPIS, mascarillas, distancia de seguridad, videollamadas, estadísticas, duelos… Todo esto (y más) ha marcado los últimos meses del curso.

Nos despedimos de manera apresurada en marzo, primero pensando en que volveríamos al cabo de un par de semanas, luego pensando en volver después de Semana Santa para pasar a pensar que, quizás, pudiéramos volver en junio. Estamos terminando junio, es el momento de disfrutar de un buen verano, pero aún no sabemos cuándo y cómo volveremos.

Hemos tenido que convertir nuestros hogares en espacios de trabajo y de escuela, aprender rápido a manejar las clases en remoto, a movernos efizcamente por Classroom, a grabar vídeos, a hacer fotos, a subir tareas, a gestionar los recursos que teníamos… Las familias hemos compartido muuuucho tiempo, muchos planes caseros, películas, deporte, recetas, manualidades, conversaciones, juegos, siestas… Hemos compartido muchas emociones, miedos, alegrías, tristezas, esperanzas, malas noticias, risas, sueños, pesadillas, angustias y preguntas sin respuesta. Hemos tratado de acompañar a nuestros hijos e hijas lo mejor posible, sin querer perder la sonrisa, aunque la conciliación haya costado enormemente y acabáramos agotados igual que antes de que llegara la pandemia…

 

¡Buen verano!

 

A lo largo de estos meses hemos podido comprobar cómo nuestros hijos e hijas se conectaban a sus clases en remoto. Les hemos visto compartir con sus compañeros de clase y con el profesorado sus emociones. Hemos visto cómo continuaban aprendiendo y cómo disfrutaban con muchas propuestas y se desanimaban con otras. También les hemos viso esforzarse, y cansarse, sin olvidar cómo han cerrado el curso con actividades “especiales” para mantener el espíritu festivo que acompaña el final del curso, justo antes del inicio de un buen verano.

Sin duda, la lista de lo que hemos echado de menos es larga y hemos acabado el curso sin muchas de las tradiciones que tanto nos gustan: graduaciones, orlas, viajes, excursiones, fiestas, presentación de proyectos, vídeos fin de curso…

Entre todas estas novedades, anormalidades y situaciones inesperadas que vamos viviendo, también hay que agradecer y tener esperanza: queremos cerrar el curso desde la Cooperativa Escuela Ideo agradeciendo la labor de todo el personal de Escuela Ideo durante este curso, especialmente en estos últimos meses.

Ojalá podamos reencontrarnos pronto y que este final de curso atípico sea el único que nos toque vivir así. ¡Buen verano!