Otro año más, nuestras chicas y chicos de Escuela Ideo, alumnado de tercero a sexto de primaria, tuvieron la oportunidad de disfrutar de una fantástica velada en el Museo de Ciencias Naturales gracias a la Cooperativa. Una noche inolvidable, repleta de aventuras, emocionantes historias e interesantísimas actividades.

Hacia las 20:00 de la tarde, emocionados y expectantes, accedimos al interior del museo. Rápidamente subimos las escaleras, dejamos nuestras mochilas y sacos de dormir, y nos adentramos en el museo buscando la aventura.

¡Y por fin allí estábamos! En la zona principal, rodeados de restos prehistóricos y dinosaurios, listos para aprender acerca de los fósiles, los minerales, los dinosaurios y el hombre prehistórico. Tras organizar los equipos, y de la mano del personal experto del museo, comenzamos la aventura, convirtiéndonos en auténticos geólogos y arqueólogos, recorriendo el museo y aprendiendo sobre nuestros ancestros y los seres que habitaron la tierra, su origen y su extinción.

Nuestros niños y niñas se mostraron incansables, a pesar de ser viernes y del ajetreo semanal y participaron con mucha motivación en los distintos talleres que se desarrollaron antes y después de la cena. Antes de prepararnos para ir a dormir, nos juntamos de nuevo, se apagaron las luces del museo y recibimos la visita de un ser muy especial que nos contó una leyenda…

La noche transcurrió tranquila, disfrutando de agradables (e intermitentes) sueños, en buena compañía y en un entorno muy especial. A la mañana siguiente, tras el desayuno y la recogida pudimos aprender más sobre los dinosaurios, cómo vivieron y cómo fue su extinción, en un vídeo que vimos justo antes de dirigirnos a la salida, despedirnos del museo y reencontrarnos con nuestras familias.

Fue una noche muy especial que nunca olvidaremos.

Los niños y niñas tuvieron un comportamiento ejemplar, por lo que queremos agradecer a todas las familias que motivarais tan bien a vuestros hijos e hijas para que disfrutaran y, sobre todo, que atendieran a los mayores y se portaran bien.

Sin duda, una experiencia que esperamos poder volver a repetir: el próximo año toca visitar la zona de animales… ¡Contamos con vuestra presencia!