Con la adolescencia suele llegar a casa un nuevo compañero de juegos de nuestros hij@s: el móvil. Para orientarnos sobre esta etapa, Iván Vázquez nos acompañó en una charla/coloquio ofrecida por el Departamento de Formación y la Cooperativa Escuela Ideo. Ya nos había hablado de Cómo educar a los menores en el uso sin riesgos de internet en una sesión anterior. Con su experiencia personal (padre de alumnado del centro) y profesional (agente tutor con amplia experiencia) abordó un tema que conoce bien.

 

Mi hij@ vs su móvil

 

Compartimos aquí algunas ideas fundamentales sobre el tema que nos ha enviado Iván y que podéis ampliar en www.is4k.es. Junto a su exposición, hubo tiempo para preguntas, dudas, ejemplos y cuestiones varias. Muchas gracias Iván.

 

¿Por qué enganchan tanto las redes sociales a los adolescentes?

 

Nos engancha establecer lazos, crear un vínculo, entrar a formar parte de la manada, buscar el reconocimiento social de nuestros iguales. Se realiza de un modo natural, ya que relacionarnos con los demás lo tenemos inscrito en nuestro ADN.

La tecnología actual facilita la integración dentro de la manada, a la vez que puede revertirse en una pesadilla para el adolescente. La falta de empatía puede provocar conflictos. A través de la pantalla, y mediante el lenguaje escrito, es harto difícil saber de qué manera se están dirigiendo hacia nosotros o reconocer las emociones que estamos provocando.

Debemos pararnos un momento a conocer cuáles son las redes sociales de nuestr@s hij@s. Podemos hacer uso de este conocimiento para establecer una comunicación fluida entre ell@s y nosotr@s. En el momento en que vean que nos interesamos por sus inquietudes, serán más abiertos a escuchar las nuestras con respecto al uso que realizan de ellas.

Debemos hacer lo posible para poder informarnos sobre cuál es el internet de mi hij@. Para ello debemos de volver a la escuela.

Los dispositivos conectados han ido evolucionando de forma geométrica. Hace unos 12 años nos encontrábamos jugando con una snake en una pantalla monocolor de 2’. Y ahora WhatsApp, Instagram,TicToc como la evolución de Musicaly, … Junto con las redes sociales, aparecen, desaparecen o se mantienen en segundo plano, diferentes juegos: Pokémon Go, Clash Royale o Fortnite como última incorporación. Este tipo de juegos pueden constituir una adicción cuando el patrón del juego prevalece sobre los intereses Vitales.

Un deterioro significativo en el ámbito familiar, social, educativo, personal, está incluido como enfermedad según la OMS (CIE-III). La justificación que nos dará el adolescente: «Fortnite me permite jugar con mis amigos desde casa, son dibujos animados, no son reales, es divertido y no sale sangre».

Pero estos son fenómenos sociológicos que vendrán y se irán. El foco real hay que fijarlo en nuestr@s hij@s, para poder acompañarlos y supervisar. La educación ha de estar siempre frente a la prohibición.

 

Tenemos muchos riesgos

 

Princesas MIA, ANA, SI (Self Injury). Ciberbullying o MaltratoEntreIguales. Sexting. Stalking. Las formas de ciberacoso, pueden llegar a ser constitutivos de infracción penal, civil o administrativa: insultos; humillaciones, vejaciones; rumores; difusión de imágenes; amenazas, coacciones; suplantación de identidad. Hay una responsabilidad atenuada penal del menor entre 14 y 17 años

Tenemos ejemplos de condenas por vía administrativa. Por ejemplo dos menores han de pagar 2800€ por insultar a través del WhatsApp; un menor investigado por difundir a terceros por WhatsApp fotos de su exnovia desnuda; o un condenado a dos años de cárcel y multa de 6480€, por difundir un vídeo erótico de un menor por WhatsApp. Según el Art.189 las penas pueden ser de  de 5 a 9 años.

 

Violación de la intimidad del menor vs patria potestad

 

Los menores de 14 años, siempre precisan el consentimiento de los progenitores.

Según Ley de protección jurídica del menor: los padres de niñ@s mayores de 14 años tienen que respetar el derecho a la intimidad de sus hijos y no pueden ni deben controlar sus comunicaciones. Recoge que «los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones».

Se señala también que «los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos  derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros».

Ley de Protección de Datos de 1999 permite que los chicos con 14 años puedan disponer de su imagen y sus datos, e incluso cederlos a terceros. El reglamento establece una protección especial para los menores de edad, teniendo en cuenta su dependencia de los padres o tutores legales: “Podrá procederse al tratamiento de los datos de los mayores de catorce años con su consentimiento, salvo en aquellos casos en los que la ley exija para su prestación la asistencia de los titulares de la patria potestad o tutela. En el caso de los menores de catorce años se requerirá el consentimiento de los padres o tutores”.

El artículo 154 del Código Civil recoge que los padres deben «velar» por sus hijos y ejercer la patria potestad «en beneficio» de ellos.

Por ello, podemos realizar con ellos un contrato para el uso del móvil; no debemos olvidar, que este dispositivo nos pertenece y que nosotros derivamos su uso y disfrute a ell@s.

 

Cómo actúo si mi hij@ es víctima o agresor

  • Escucha a tu hij@.
  • No le restes importancia, no le des de más.
  • Ayuda le con su privacidad en la red.
  • Pon en conocimiento de la escuela los hechos sin calificarlos.
  • Asesórate con profesionales.

 

Aquí compartimos la presentación sobre el uso del móvil en la sesión centrada en Secundaria y Bachillerato:

Agradecemos a Iván su disponibilidad y generosidad por dedicarnos su tiempo y trabajo.

Contacto: Iván Vázquez @IvanAgenteTutor  / https://www.is4k.es/